¿Para qué leches ahorras? Alma de cántaro¡¡¡

Este fin de semana tocó medio reunión familiar, el caso fue de lo más curioso, ya que no sé cómo me encontré en una conversación entre 4 personas con una media de edad de 69 añitos y yo cuento con 33.

La conversación al principio fue más o menos deprimente, ya que, estos 3 viejetes hablaban de cómo en toda su vida habían intentado ahorrar cuatro duros y que veían a amigos como ante enfermedades estaban acabando en residencias.

Su obsesión no era tanto ir a una residencia (que no lo veían mal), sino ver como todo el dinero que habían conseguido ahorrar se lo iba a fusilar la residencia, y que esta se iba a comer absolutamente todo lo que habían ahorrado para sus HIJOS. Que era muy triste no poder dejar nada a sus hijos con lo que les había costado.

Las comparaciones eran odiosas, ya que, hablaban de amigos suyos que habían disfrutado de la vida, haciendo todos los viajes inimaginables, gastando en bares, comprándose buenos coches etc.… y que a la hora de llegar a una residencia, al final todos iguales, uno asumiendo la Diputación de Bizkaia todo el gasto y al otro quitándole en un futuro todo lo que peleo para sus hijos.

Hay una frase que me impactó y es que se sienten como “la generación engañada”, en su tiempo acabar en la misericordia estaba muy mal visto ya que , las condiciones era muy duras e implicaba pedir limosna, en cambio hoy por hoy las condiciones de “la diputación” eran igual de buenas o mejores que residencias privadas, muchas de ellas concertadas.

Los 3 me decían que si tuvieran hoy por hoy 33 años, que iba a ahorrar su P**A M***E, que el sistema actual primaba solo a los que tenían mucho dinero o a los que no lo tenían. Las clases medias con su pisito pagado con mucho esfuerzo se iban a fastidiar porque no iban a contar con nada. Se reían de una frase que decimos los jóvenes “no vas a tener un piso en tu puta vida” y que ellos la cambiaban “no vas a dejar un piso en tu puta vida”.

La parte graciosa de la conversación venía cuando su objetivo era poder mantener su patrimonio y el cálculo lo hacían en pisos. Era muy tonto pero era completamente lógico. Si una residencia concertada cuesta alrededor de los 2.200€/mes, tendrían que tener 3 pisos en alquiler (700€ de renta) para que su Patrimonio (tres pisos) no bajará y se lo podrían dar a sus hijos. En el caso de un matrimonio el cálculo era fácil 6 pisos.

Sus conclusiones para mi eran claras, Josian o tienes en propiedad 6 pisos o se lo va a comer todo hacienda o las residencias, ahí queda eso¡¡¡

Para ellos las conclusiones estaban claras si crees que vas a tener 6 pisos merece la pena ahorrar, sino GASTA como loco porque va a dar igual, tarde o temprano se lo llevará la residencia.

La conversación fue de lo más interesante como podéis ver, ya que te das cuenta que ahorrar no tiene demasiado sentido, por mucho que insistamos la vida solo se vive una vez y cada uno tenemos que ver como ser coherentes con la misma. Al final hablaban que ellos habían sido felices ahorrando y eso era lo verdaderamente importante. Se trata de ser feliz y coherente con cada uno.

Muchas veces se habla de que apenas hay gente que mete dinero para un plan de pensiones, mi pregunta ¿Para qué? Nadie lo entiende, para mis amigos el plan de pensiones tiene nombre PISOS.

Por cierto todo es fue durante una partida de mus que por cierto, me machacaron 😉

1 thought on “¿Para qué leches ahorras? Alma de cántaro¡¡¡”

  1. pep querido amigo, lo que me parece a mi es que no te preocupan si han ahorrado o no, sino que te machacaron al mus

Leave a Comment