La cuenta de crédito. CONSEJOS.

Justo ayer me llegó a la oficina el extracto de la única cuenta de crédito que mantenemos en la empresa (sighh, intentamos hace unos meses diversificar, pero a los tipos que nos ofrecían no nos merecía la pena.). La verdad es que fue toda una sorpresa,  ya que gracias a la bajada de los tipos referenciados a Euribor (lo normal Euribor a 3 meses.), una mejor gestión del circulante (la crisis provoca que estés más cuidadoso con el cash flow y a poco que veas algo de saldos lo pases a la de crédito) y que, la comisión trimestral de disponibilidad de la cuenta corriente es a un tipo fijo, nos  ha provocado que POR PRIMERA VEZ los intereses han sido menores que la comisión por disponibilidad.

Un detalle que nunca me había dado cuenta es que la comisión TRIMESTRAL sobre disponibilidad es por un concepto TRIMESTRAL y pago TRIMESTRAL, diferente a lo que pensaba que era un pago TRIMESTRAL sobre un concepto anual. Así por ejemplo una pequeña comisión de disponibilidad del 0,25% equivale a un bonita comisión del 1% interanual (en el caso de tener la cuenta de crédito sin usar.)

Puntos importantes a la hora de mirar una cuenta de crédito.
–    Tipo de interés. A qué índice se referencia (si es variable) y la cuantía. También es importante saber si hay algún tipo mínimo a aplicar.
–    Comisión de apertura, estudio etc.… Cuanto menos… MEJOR.
–    Comisión de disponibilidad. Multiplica ese % por 4 para anualizarlo.
–    Tiempo. Busca que sea prorrogable a varios años para evitar tener que pagar comisiones de apertura, gastos notariales Y TU TIEMPO. (Por ejemplo una póliza de 50k  supone alrededor de 180€ de notaría, y simplemente la negociación y la firma con los bancos te puede suponer sin problemas una buena mañana.)
–    Tener varias cuentas de crédito (depende de las cantidades). Menos riesgo para la entidad financiera, menos riesgo que te la quiten y siempre puedes decidir no ir renovando las cuentas de crédito si por cualquier cosa necesitas menos circulante. (consejos doy… pero solo tenemos una 🙂 )
–    UTILIZAR la cuenta de crédito para domiciliar los pagos. Suele ser muy normal que una entidad financiera cobre una COMISION MINIMA por apunte en descubierto. Utilizar la línea de crédito para que te domicilien los diferentes  cargos te evita que te cobren estas comisiones por descubierto.
–    La cuenta de crédito es para financiar el circulante NADA MAS. No hay que cometer el gran fallo de utilizar la cuenta de crédito para financiar activos fijos, para eso están los préstamos a largo.

Pueden parecer “perogrulladas” pero muchas empresas fallamos en cosas tan tontas como la gestión de una cuenta de crédito. ¿Alguna otra idea?

Leave a Comment