Autónomos, salvando el patrimonio personal esencial.

foto de patrimonio personal esencial

Patrimonio personal esencial. Con esta palabreja el gobierno acaba de aprobar, dentro de la Ley de Emprendedores, algo muy importante y es que se crea la figura de emprendedor con responsabilidad limitada.

La mayor parte de la gente piensa que “simplemente” constituyendo una empresa y que está sea SL (sociedad limitada) tu responsabilidad se circunscribe únicamente al dinero que se ha invertido. Esto es cierto para los socios, pero en el caso de los administradores no es cierto, en el sentido de que, si no eres un administrador diligente en el caso de la sociedad tienes muchas papeletas de ser responsable con tu patrimonio personal, es decir, que directamente puedes perderlo todo. (Y olvidate de los años cotizados pagando autonomos para la jubilacion)

En el caso de los autónomos por cuenta propia, directamente avalan con todo su patrimonio, ahí no hay ningún tipo de dudas.

El espíritu de esta nueva ley los autónomos y emprendedores no tendremos que responder con nuestra vivienda  habitual hasta un límite de 300.000€ (patrimonio personal esencial), es decir,  hace que socialmente y familiarmente emprender   una actividad económica no sea una actividad con tanto riesgo, ya que , normalmente el patrimonio en España se encuentra invertido en ladrillo.

Es importante saber que en el caso que tengas una hipoteca, la vivienda si se puede embargar ya que la vivienda se utiliza como aval del préstamo que te han dado, ó, qué por ejemplo si necesitas un préstamo para tu negocio y el banco te pide tu piso como aval la realidad es que SI te lo pueden quitar.

La ley del emprendedor, y en el apartado de patrimonio personal esencial, hace que no te puedan quitar el pisos muchos de los acreedores.

La aprobación del patrimonio personal esencial es una buena noticia para todos los autónomos, emprendedores. Solo falta ver el BOE (a veces hay sorpresas)  y sobre todo en los juicios que se vayan generando si se aplica o no se aplica… y como no, las argucias que puedan realizarse (entidades de crédito, acreedores etc…) para realmente poder cobrar ante quiebras de autónomos o empresariales.