Buenas noticias en financiación para PYMES.

Por mucho que el Banco Central Europeo tenga los tipos al 1% la realidad empresarial es que las PYMES si necesitan capital tienen que endeudarse a tasas del 7%,8% o por encima. La forma de combatir este “gap” a veces simplemente se tiene que hacer con pequeñas medidas.

Hoy se han aprobado dos iniciativas que van a tener un amplio calado en el tejido empresarial Bizkaino y/o Español.
La primera de las iniciativas es que la diputación foral de Bizkaia va a permitir de manera transitoria el aplazamiento de deudas tributarias en el periodo voluntario de hasta 150.000€ sin solicitar garantías.

Esta medida es muy buena ya que implícitamente se otorgan prestamos sin avales al 4% (tipo de interés legal del dinero. ). Uno de los problemas que tienen muchas Pymes es que las líneas de crédito se utilizan para pagar los IVA´s repercutidos pero no cobrados, Impuestos de sociedades etc…. Utilizar  esta fuente de financiación sin avales y a un tipo de interés muy interesante va a suponer que se deje de perder mucho tejido productivo. Que la diputación se fié hasta 150.000€ de las empresas Bizkainas tiene su riesgo, pero, la pérdida de empresas y de puestos de trabajo muchísimo mas.

La segunda de las iniciativas supone que se igualan la fiscalidad de las rentas del capital para el caso de operaciones vinculadas (algún socio con más de un 5% ó administrador de la empresa.) La situación era absurda ya que, si un empresario prestaba a su empresa los rendimientos tributaban por su marginal (hasta 45% en Bizkaia, 43% en Madrid) en cambio si este empresario dejaba el dinero al banco este tributaba al 18% del tipo general del capital. Esta situación suponía que empresas con problemas financieros tenían graves problemas para recurrir a préstamos de los socios.
Ejemplo. Administrador de una empresa presta 10.000€ a su empresa, al ser operación vinculada se establece el precio oficial del dinero (4%) y  a su vez dependiendo de la renta del administrador esté podría tributar hasta el marginal de su renta (45%), es decir un administrador recibiría de manera neta un 2.20%. En cambio si una entidad financiera le ofrece un tipo de interés del 3% su rentabilidad neta sería del 2.48% (después de quitar el 18%). La situación es tan absurda que administradores que confíen en su empresa optarán por prestar dinero al banco al 3% y no a la empresa al 4%. La imposibilidad de pagar a socios y administradores un tipo de interés mayor del 4% (al ser operación vinculada) y, que, muchas entidades para captar recursos ofrecían depósitos al 4%-5% obligaba a las empresas obtener financiación a tasas del 7% – 8%. Esta medida con ciertas limitaciones (un administrador no puede prestar 3 veces el dinero de la empresa) va a favorecer la financiación para muchas Pymes ya que lo socios no van a tener tantos problemas para financiar a las Pymes.