Para chulos… los vascos. Subimos un 3.5% el sueldo de los funcionarios.

Nuestros 60.000 funcionarios  tendrán la “suerte” que se aumente en un 3.5% sus salarios. El desglose del aumento se produce en:
1.    Subida general del 2%.
2.    1% de subida de la masa salarial que la cuantía se incorpora al complemento especifico de las pagas extraordinarias.
3.    0,5% destinado a la EPSV Itzarri de funcionarios.
Como se puede ver la jugadita es de lo más “simpática”, en principio la subida general es del 2% acorde a la estimación de la inflación (de acuerdo), por otro lado se produce una subida de un 1% de la masa salarial, complementos etc.… (Se supone que en cierta manera es para pagar el “aumento de la productividad” y demás cosas…) y por otro lado se aumenta un 0.5% las aportaciones a Itzarri (Queda genial que los políticos apuesten por la viabilidad del sistema de pensiones, pero los funcionarios lo tiene claro. QUE NÓ, QUE NÓ HABRÁ DINERO PARA TODOS.)

El desglose tiene como punto envenenado que si por H o por B, la inflación fuera más del 2% de la estimada, lo lógico es que se pidiera un aumento extra para compensar esa pérdida de poder adquisitivo. (Bonito gol 🙂 para el año que viene por si acaso…)
Teniendo en cuenta las próximas elecciones en Euskadi, desde un punto de vista político se puede entender este tipo de decisiones (Apuesto que ningún partido SE ATREVE a decir que le parece mal…).  Teniendo en cuenta la situación económica este tipo de medidas son un auténtico despropósito económico.
A mis amigos funcionarios, mi ENHORABUENA, creo que la negociación de los sindicatos ha sido excelente. Para el resto de la “plebe” lo de siempre “MALA SUERTE”, este tipo de despropósitos lo pagaremos con…. MÁS DESEMPLEO. Anda y mira por donde, si no se pueden despedir a funcionarios… el desempleo se cebará en los de siempre… EL CIUDADANO de “segunda”.

2 thoughts on “Para chulos… los vascos. Subimos un 3.5% el sueldo de los funcionarios.”

  1. Desgraciadamente asi es como funciona este pais, mientras que en todos los medios de comunicación no se hace más que hablar de crisis, de que todos debemos apretarnos el cinturon, que si no hace más que aumentar el paro y demas lindezas positivas… nuestros funcionarios se suben el sueldo un 1.5% por encima de la inflacción. lo mejor de todo esto es que ningún partido politico (ahora que estamos en elecciones) ha puesto el grito en el cielo (claro no sea que los proximos funcionarios sean ellos..) en fin que asi nos luce el pelo.

  2. JOSÉ CARLOS LLOP.- No sé qué banco, ni quiero saberlo, ha propuesto que el gobierno baje el sueldo de los funcionarios hasta el índice que tenían en el año 2001. Me parece estupendo. Es más: considero que el banco en cuestión se ha quedado corto. Que ha sido demasiado generoso, vamos. Yo, de paso, les aumentaría las horas de trabajo –creo que doce al día es un buen número– y suprimiría las pagas extraordinarias. Total no van a tener tiempo para gastarlas. Porque de las vacaciones pagadas hay que empezar a despedirse. Rapidito. Es necesario regresar a la época en que no había vacaciones anuales, no sé en qué estarían pensando esos banqueros. Esto, para empezar. Porque después convendría ir tomando otras medidas. Por ejemplo uniformarlos. Si les ponemos un bonito traje a rayas, los tendremos controlados a todas horas. Y si se les ocurre salir a la calle en horario de trabajo, los corremos a gorrazos y los devolvemos a su mesa. Si en el empeño se le va a alguien la mano y hay una nariz rota, pérdida de un ojo, incluso, que sé yo, un muerto, tampoco hay que escandalizarse: sólo son funcionarios. Y todo esto –piénsenlo bien– aliviaría mucho las tensiones que produce la crisis económica. El funcionario es un servidor público y como tal ha de servir para algo. De putching-ball no está mal: al menos, rinde.

    Pensándolo mejor: la crisis es de tal magnitud que habría que militarizarlos. A todos. De esta forma no podrían rechistar ante la aplicación de las medidas citadas. Arresto en la oficina y pérdida de sueldo de quince días sería la pena mínima. Luego habrá que ir pensando en traslados forzosos a Lanzarote o Hierro, por ejemplo, que hay muy buen clima, o sea que a no quejarse. No es una sugerencia, es una necesidad imprescindible. Hay que salir de la crisis y está claro que la única medida –la única, subrayo– que va a salvar la economía española es la reducción de los sueldos funcionariales y la movilidad a patadas del funcionario. Que esos sueldos lleven tiempo en la nevera –con un 0´3% de aumento este año 2010 PERO CON UN AUMENTO EN LAS RETENCIONES QUE HACE QUE FUNCIONARIOS/AS DEL GRUPO C PASEN A GANAR 60 ó 70 euros netos MENOS – es lo de menos. Hay que bajar las temperaturas: retrotraerlos a la era glacial. En un par de años, todo arreglado.

    Cosas parecidas se oyen por ahí. En tiempos de bonanza económica y gran negocio, el funcionario es un desgraciado, un inútil, un parásito que no sirve de nada y ha opositado aspirando a la seguridad de un sueldo fijo, el pobre diablo. No es emprendedor, ni osado, ni enriquece la sociedad que habita: ése es el pensamiento generalizado. Y quien no lo haya oído materializarse en palabras, lo ha visto en la mirada o en el gesto de más de uno. Que el tinglado se aguante gracias a los funcionarios –como se aguanta gracias al resto de la clase media– no importa a la hora de vituperarlos.

    Pero en tiempo de crisis, el funcionario pasa a ser un listillo, un gorrón que no se merece lo que tiene. Da igual que mientras duró la bonanza se hiciera befa de su sueldo; ahora resulta que es un buen sueldo: es seguro y eso basta. Por tanto que se les congele ya. Qué digo se les congele: que se les sumerja en la Siberia de los años 30, a ver si aprenden de una vez quien es el que manda aquí. Nadie se pregunta si ya lo están –congelados, quiero decir– que por supuesto lo están; prácticamente y desde hace años. Y eso, lo de jibarizar las cuentas del funcionario, lo dice gente de todo tipo, pero donde más llama la atención es cuando lo dicen profesionales liberales, empresarios y algunos despachos –de banco o no–. O sea, los que siempre declaran a Hacienda todo, absolutamente todo, lo que ganan. Los que cargan gastos personales a su empresa. Los que nunca hacen trampas, ni urden artimañas para evitar al fisco y por eso las arcas del Estado van boyantes, con crisis o sin ella. En fin, mejor callar, ¿no? ¿O hablamos de las ayudas del Estado para tapar agujeros de esos bancos que ahora dan lecciones de cómo hay que tratar al funcionariado? ¿Hablamos de las declaraciones negativas de gente que gana un dineral? ¿Hablamos de beneficios anuales? ¿Hablamos del dinero que no tributa? Porque no es ése el que cobran los funcionarios, precisamente. Que, por cierto, también pagan impuestos y no tienen caja B o cómo se llame a eso ahora, ni cajas fuertes, ni más cajas que las de sus zapatos, en fin.

    Nadie ha dicho nunca que la vida sea justa, porque no lo es. Debería serlo y ésa es una noble aspiración humana desde que el tiempo es tiempo. Pero… el funcionario lleva desde la primera Reforma Suárez perdiendo capacidad de gestión y de veto –de observación de la ley– en la Administración, y viendo medrar al nuevo funcionario con carnet de partido. El funcionario lleva años oyendo hablar de la corrupción de los funcionarios públicos para referirse a políticos que jamás han sido funcionarios de carrera. El funcionario tiene que oír de vez en cuando la cantinela de “lo consulté con los técnicos del departamento”, cuando nadie consultó nada con esos técnicos. O sea que un desaire más –por decirlo finamente– no es que importe mucho. Que se les congele el sueldo si eso ayuda a combatir la crisis –que no creo–, pero que nadie se ponga medallas a costa de la nómina funcionarial y su vuelta forzosa a los tiempos del cuplé. Sobre todo los que no sólo no hicieron nada para impedir esa crisis, sino que contribuyeron –en la medida que fuera– a provocarla. Aunque ahora se hinchen la boca con sus magníficas –y tan originales– soluciones.

Leave a Comment